Intentar poner distancia entre dos corazones que se extrañan es más difícil que capturar el color exacto de un arcoíris en una tarde de lluvia. Se que estás un poco distante por ahora, y no puedo hacer nada para evitar sentirme un poco perdido, extraviado y triste. Sin embargo, un ramalazo de esperanza me azota directamente en el rostro. Se que si estamos viviendo esto es porque el Universo nos tiene preparado algo mejor.

Una carta de amor a distancia
Una carta de amor a distancia

Intento no entristecer, trato de no llenarme de sombras y pienso que esto puede ser una experiencia enriquecedora para ambos, a través de la distancia podremos aprender a extrañarnos, a apreciar esto que tenemos y que construimos cada día… podemos recargar baterías y saber que el futuro nos depara una experiencia celestial, llena de paz, armonía y amor… porque cuando al fin esté contigo, estaré en mi único hogar que no es otro que entre tus brazos.

Este pequeño corazón irradia con la luz del amor y su brillo ensordecedor estremece los cimientos del universo, haciendo palidecer lo que me rodea. Estás tan llena de virtudes, amor mío, que soy como la luna que refleja el resplandor avasallante de tu ternura, de tu bondad, de ti, que eres el sol de mis días, mi sol y mis estrellas.

Y no es que no tengas defectos, eres humana como yo, y ambos tenemos esas pequeñas imperfecciones que palidecen ante este amor que nos convierte en mejores seres humanos. Eres tan maravillosa que confío plenamente en ti. No hay distancia que pueda con nosotros. Así que no temas, amada mía, cuando te sientas sola y llena de desesperanza, lee esta carta de amor, cierra tus ojos y siente cómo mis dedos acarician tu rostro. Estamos juntos, siempre a pesar de la distancia.

Carta de amor a distancia: Intentar poner distancia entre dos corazones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Carta de amor para mi novio: Es un poco extraño saberte tan lejos

Se me hace un poco extraño sentarme en este café sin cruzar las miradas, sin chocar suavemente con la punta...

Cerrar