Amado mío. Cada vez que escucho tu respiración pausada a mi lado siento que soy la persona más afortunada del mundo. Nada más saberte cerca de mí, sano, feliz, contento, satisfecho es suficiente para entender que las mayores bendiciones del mundo son las cosas más simples, es aprender a ver con los ojos puestos en lo positivo todo lo que nos rodea. Porque, si bien es cierto que hay momentos difíciles, tenemos salud y sobre todo, nos tenemos el uno al otro. Estoy segura de que no hay mayor fuerza en este universo que la de dos personas que se aman con honestidad y pasión. Porque eso somos tú y yo: un enrevesado arcoiris de amor, verdad y fuego.

carta-de-amor-para-mi-esposo

Eres mi piedra angular, mi refugio cuando el mundo se empeña en darme sólo malas noticias  y tragedias. Eres el único lugar al que regreso cuando siento que el mundo exterior me roba las esperanzas y las ganas de vivir, porque se que en tus brazos encontraré el motivo para recargarme con vida y energía, para volver a creer en un futuro mejor. Eres todo posibilidad y regocijo, a tu lado no hay espacio para los malos recuerdos ni para los pensamientos absurdos que recuerdan lo negativo. Porque eso somos tú y yo: esperanza, posibilidad, futuro.

Cuando tengo una alegría, eres a la primera persona a quien le cuento. A tu lado, los triunfos se exacerban, los milagros ocurren, la belleza se hace grandiosa. En tus brazos descubrí que todo tiene algo hermoso, que en cada aparente derrota se esconde el triunfo y una lección, que no existe el fracaso sino las oportunidades para mejorar. Porque eso somos tú y yo: alegrías, milagros y triunfos.

Hay veces en las que me asaltan, como a todos los humanos, dudas existenciales. Pienso en la muerte, en si todo esto vale la pena, en que si podría hacer más. Pero me basta con tu presencia para volver a la calma, porque en tus brazos descubrí que dios existe, que la muerte no es más que una prolongación de la existencia, y que cada segundo cuenta. Porque eso somos tú y yo: certezas, verdades, seguridad. Tú y yo somos un nosotros, y en nosotros se encierra la verdad del universo, la fuente de todo: el amor.

Carta de amor para mi esposo: Eres mi piedra angular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Carta de amor para mi esposo: No era material para casarme

Siempre, desde muy pequeña, pensé que sería la loca de los gatos. La mujer solitaria y extraña, encerrada en su...

Cerrar