Querida madre. No sabes cuánta falta me haces en estos momentos. Yo se que soy una adulta, que tengo hijos y responsabilidades… ya ves, terminé siendo más parecida a ti de lo que suponía. A veces te extraño tanto! Es difícil volver al mundo cuando necesitas un abrazo y una palabra amiga. Aún recuerdo cuando era niña y eras la mujer más hermosa del mundo, la más inteligente y fuerte.

cartas de amor para mi madre
imagenes de amor

Pocos años después crecí, me convertí en una jovencita testaruda que quería vivir su vida como
mejor le parecía, no quería escuchar tus consejos, porque pensaba que eras vieja y que no sabías
nada. Ojalá pudiera tenerte a mi lado ahora, ojalá pudiera escucharte ahora y poder pedirte perdón
por cada vez que lancé la puerta, por cada vez que pensé que no me entendías. Hasta ahora,
cuando han pasado tantos años, es que entiendo la verdadera naturaleza de tu sabiduría. No eras
mi peor enemiga, eras mi mejor amiga y en ese momento, en todos los momentos, sólo querías lo
mejor para mi.

Es un poco triste y paradójico que ahora que yo también soy madre puedo entender qué era lo que sentías, todo lo que callabas, la fuerza que se escondía detrás de cada regaño severo. Yo también me he privado de ciertas cosas para que mis hijos tengan la mejor vida que puedan, siempre en silencio; los sacrificios de una madre en nombre del amor a sus pequeños son incontables, pero siempre valen la pena. Su felicidad, esas sonrisas en sus pequeñas caritas son suficientes para recopilar las fuerzas y continuar. Ahora te entiendo, madre; me he descubierto repitiendo tus mismas palabras para aleccionar a mis niños, hay lecciones que se aprenden a través de la disciplina y son necesarias para criar personas honestas y capaces.

Ahora se que los años que vienen serán difíciles, porque no hay un trabajo que esté cargado
de tanta responsabilidad, que requiera tanto amor, paciencia, constancia y fortaleza que el de
ser madre. Tú, yo, todas las mujeres del mundo somos las responsables de formar el futuro del
mundo; y es u na carga que aceptamos gustosas, pues no hay mayor amor que el que sentimos
por nuestros hijos, desde que los sentimos moverse en nuestro interior, pues desde ese momento sabemos que tenemos un lazo con esa personita que durará más allá de nuestras vidas.

Mi hermosa madre, daría gustosa unos cuantos años de mi vida para poder tenerte a mi lado unos minutos por lo menos, para escucharte decir con tu voz calma y serena que todo va a estar bien; daría lo que no tengo para poder verte a los ojos una vez más y decirte GRACIAS, porque no sólo eres la persona que me dio la vida, sino que también eres la persona que me convirtió en lo que soy hoy en día.

Te amaré siempre.

Carta de amor para mi madre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Carta de amor para mi esposa

Desde el momento que te conocí tuve la certeza de que mi vida no sería la misma. Eres capaz de iluminarme...

Cerrar