Dicen que lo último que se pierden son las esperanzas, pero yo siempre dudé de este hecho. A veces la vida te manda todas las tareas difíciles seguidas, para que puedas aprender rápido todas las lecciones pero en el camino aceptamos la derrota y dejamos que la esperanza se nos escurra entre los dedos. Yo vivía de ese modo, un poco resignada a estar sola, porque si bien es cierto que siempre tienes a la familia y los amigos, hay un pedacito del corazón que se queda agarrando polvo, anhelando al compañero ideal.

carta de amor
imagenes de amor

Cuando pensé que todo estaba perdido, cuando estaba cansada de buscar en los sitios
equivocados; apareciste tú. Lejos de todo lo que había pensado, no tenías nada en común con
los príncipes de los cuentos de hadas pues ellos son un poco tontos y tú, Wow! Tú eres pura
inteligencia, puro magnetismo y una sonrisa juguetona que camina. Y allí estaban, los protagonistas de un cuento que no eran ni príncipe ni princesa pero que, contra todo pronóstico, lograron escribir juntos la mejor historia de amor que jamás se haya escuchado. Éramos dos supervivientes que no creían en nada, pero que juntos descubrieron a esa extraña quimera que llaman amor.

Y es  que todo esto pasó casi sin darnos cuenta. Yo comencé a notar los síntomas, ese extraño
cosquilleo en la panza, la risa nerviosa, las ganas locas de estar contigo todo el tiempo. Tú
buscabas excusas para verme más tiempo y poco a poco fuimos escribiendo, línea por línea,
nuestro poema de amor. Tenemos páginas hechas con el fuego de la pasión, páginas escritas con lágrimas, otras tantas que son puras sonrisas; también tenemos muchas puestas de sol y el más grande de todos los milagros; nuestro amor.

No me basta con decirte que eres la luz de mis días, el bastión de mis batallas, mi mejor amigo
y el hombro sobre el que caen mis lágrimas, el motivo de mi alegría, mi primer pensamiento, una extensión de mi corazón. No me basta con agradecerte que estés siempre presente, que el respeto sea la base de nuestra relación. No me basta con besarte todas las mañanas y saber que cada día te quiero un poco más. Es mi misión devolverte cada una de mis alegrías, cada uno de los segundos que hemos pasado juntos, es mi misión hacerte la persona más feliz de este planeta. Es lo menos que puedo hacer por ti, mi verdadero y único amor.

Carta para mi verdadero amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *