Fuimos un par de llamas que se apagaron luego de arder apasionadamente, que se encontraron de súbito, sin mayores expectativas y colmados de silencios. Ambos nos miramos intensamente la primera vez, y a partir de allí fuimos inseparables. La felicidad para nosotros era estar juntos, sentados en la banca de un parque, disfrutando de los rayos solares del verano, el inicio de la primavera. Ambos fuimos plenos, verdes, llenos de flores.

Los días lluviosos eran casi una fiesta, pero una privada. Allí los dos nos encontrábamos a nuestras anchas, despojados de ropa y de tapujos. Yo era tuya y tú eras mío. Ambos teníamos la certeza inmediata del presente. Aprendí  a conocer y a querer tus manías, incluso la de comer en la cama, la de odiar la forma en que caminaba haciendo ruido con mis tacones y mira que ahora se que lo extrañas, como yo puedo extrañar tus ronquidos y tu energía mañanera.

carta-amor-breve

Logramos abstraernos del mundo, así de intenso nos quisimos, como si nada ni nadie fuese capaz de separarnos. Fuimos eternos amantes, románticos ilusionados. Construimos cientos de castillos en el aire, con esos mismos dedos que recorrían mi perfil en las camas húmedas de nuestros cuerpos juguetones. Te gustaba contarme las pecas, dibujarme sonrisas. Me gustaban esas tardes que sabían a domingo, a nostalgia y languidez, a despedida si se quiere.

Fuimos la estrella que languidece con la luz del nuevo día. Fuimos breves, pero intensos. En medio de la ansiedad de querernos nos perdimos, en medio de la rabia, de la tormenta de la vida que nunca cesa. Fuimos la eternidad que apenas dura un minuto, porque realmente no era nuestra hora. No era nuestro momento. Y sobrevino la verdad, el amanecer, la cotidianidad incesante que nos atropelló, que no nos dejó ser.

Carta para un amor breve: Fuimos un par de llamas
Etiquetado en:amor    amor breve    cartas    cartas de amor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leer entrada anterior
Carta de amor para mi novia: Amada mía. Es tan sencillo y natural llamarte de ese modo!

Amada mía. Es tan sencillo y natural llamarte de ese modo! Creo que una de las cosas que ha logrado...

Cerrar