Carta de amor para mi novia: Has cambiado mi vida

Intentar siquiera describir esto que me pasa por la mente cuando decido escribirte una carta de amor en plena luz del día es casi tan difícil como intentar contar los granos de arena en una playa. Quizá sea que los sentimientos, cuando son tan intensos, necesitan una válvula de escape que evite que las personas estallen en cientos de pedazos. A lo mejor no es más que un ejercicio literario, quizá es que soy un simple romántico. Lo más cercano es que, sencillamente, te amo y eso no tiene mayor explicación en un mundo racional.

carta de amor para mi novia

Has cambiado mi vida, porque eres mi complemento, has hecho que lo que ya estaba sea aún mejor y si antes mi vida era buena, ahora es sencillamente extraordinaria porque te incluye, porque ahora hay un nosotros. Es esta comunión simple de nuestros espíritus la que nos permite tener una relación de ensueño. Que pueda escribirte esta carta de amor sin temor a ser juzgado, que pueda decirte lo que pienso, que pueda decirte que te amo sin ambages, sin temores ni sospechas lo que te hace perfecta.

Es que eres mi complemento, mi otra mitad, mi cómplice, mi compañera, mi amante. Eres todo lo que necesito, lo que soñaba y mucho más. A tu lado quiero ser una mejor persona y es allí donde reside la magia y el encanto, me has hecho descubrir aspectos de mi que no conocía, porque eres mi espejo y mi estrella guía.

Espero que esto trascienda en el tiempo, que se inscriba a fuego en la piedra de la eternidad. Quisiera poder seguir descubriéndote cada día, poder escribirte una carta de amor cada día, poder mirarte a los ojos y volver a sentir esa magia que irradias, ese fuego que te llena, esa sabiduría que transmites, la paz que me regalas. Yo quiero que esto sea para siempre, que nuestra eternidad nos lleve de la mano y que me permitas prestarte mis alas cuando el camino sea largo. Quiero ser para ti el mismo apoyo que eres tú para mi, y así poder crecer juntos, cultivar a tu lado este amor y recubrir con él nuestro mundo. Juntos somos capaces de eso y mucho más. Nuestro amor es capaz de transformar lo que nos rodea, es la única revolución verdadera.

Carta de amor para mi esposo: Perdidamente enamorada de ti.

Hay momentos en los que recuerdo que estoy loca y perdidamente enamorada de ti. Momentos en los que tus costumbres entran en conflicto con las mías, tonterías domésticas, pero que podrían hacerme enojar. Sin embargo, las dejo de lado y hasta me producen ternura. Eres desordenado, perezoso, tengo que pedirte las cosas dos y tres veces, sin embargo no soy capaz de enojarme de verdad contigo. Y es que es en esos momentos que recuerdo que el amor y la convivencia son dos cosas distintas, que si no logran complementarse pueden hacer que el hogar se desmorone. Y aquí me tienes, recogiendo tu ropa con una sonrisa, porque huelen a ti y ese es mi olor preferido en el universo.

carta-de-amor-esposo

Pero no todo es negativo. También eres considerado, amable, amoroso, dedicado y paciente. ¿Quién sino tú puede hacerme la mejor de las cenas cuando llego cansada del trabajo? ¿Quién podría saber cuál es mi chocolate preferido y traerlo cada noche? Estás lleno de pequeñas sorpresas y detalles y eso, precisamente, lo que te hace tan especial. Tú conoces mis puntos débiles, lo que me hace feliz y lo que me hace llorar. Me abrazas cada noche, me recuerdas cuánto me amas y toleras mis cambios de humor.

No me imagino ya mi vida sin ti. No puedo siquiera pensar qué sería de mi vida sin tu desorden, sin tus abrazos de oso, sin tus locuras y sin esas conversaciones a la luz de la luna. Porque aunque creces soñando con un príncipe azul, no es hasta que creces que descubres que tu príncipe no tiene que ser perfecto e intachable, sino que son esos pequeños aspectos cotidianos los que enriquecen tu vida que, aunque no esté exenta del caos, se convierte en un cuento de hadas cuando llega el amor de tu vida con una rosa en la mano que compró porque “le recordó a ti”.

Este tiempo contigo ha sido todo un aprendizaje. Hemos aprendido a amarnos con toda nuestra alma, hemos aprendido a convivir, a perdonar y reir. Hemos aprendido que en el día a día es que se crea el verdadero amor y se descubre que el paraíso es estar en los brazos de quien amas. Y que, por sobre todas las cosas, la eternidad tiene sentido a tu lado.

Página 10 de 43« Primera...89101112...203040...Última »