Carta para un amor a distancia

Ha pasado ya mucho tiempo desde aquella vez en la que te sostuve en mis brazos y te dije que te amaba, aunque una parte de mi siente que apenas fue ayer. Aún puedo sentir tu corazón latiendo fuerte contra mi pecho y el delicioso olor de tu cabello. Ese fue uno de esos momentos mágicos que se quedan grabados en tu memoria de forma indeleble.

cartas de amor a distancia
cartas de amor a distancia

Y es que lo que comenzó como una sincera amistad se transformó en un fuerte lazo entre dos personas que encontraron el verdadero significado del amor después de una larga jornada, que a veces nos parece tan corta! Porque para mí es como si el tiempo se doblara sobre sí mismo, estirándose y encogiéndose a propósito para que podamos experimentar el dolor y la inexplicable alegría de lo que es estar en una relación a larga distancia. Todo lo que se, por ahora, es que he aprendido mucho sobre el amor y estoy viviendo la posibilidad de entregarte completamente a alguien que está tan lejos. Pero lo más importante, la lecicón más valiosa, es la certeza de que puedo confiar plenamente en el amor que siento.

Se que estuvimos chateando hace poco, y que me acabas de hablar por teléfono para desearme buenas noches pero me veo obligado a escribirte porque mi corazón se niega a separarse de ti, no todavía. Me hubiese gustado congelar el tiempo en el minuto antes de despedirnos para poder disfrutar cada instante contigo, para seguir compartiendo nuestra vida, esto que somos y lo que vamos siendo en cada momento. Me gustaría poder estar a tu lado para compartir esos pequeños triunfos, esas derrotas minúsculas de lo cotidiano, para disfrutar contigo los pequeños detalles que te iluminan la mirada.

Sin embargo, sigo aquí tan lejos pero tan cerca, escribiendo esta carta que espero que leas a tu regreso, mientras escucho esas canciones que nos acompañaron en ese viaje. Casi todas están en un idioma que desconozco, pero se que tratan del amor y me gustan. De hecho, creo que así es el amor: algo que no entendemos, cuyo significado no comprendemos, pero que llena de felicidad nuestras vidas. Es por esa felicidad mutua, por este sentimiento que me embarga con sólo invocar tu nombre, que te prometo que daré todo de mí para hacerte sentir segura y amada, aunque hallan tantos kilómetros entre nosotros.

Gracias por hacer mi vida tan llena de significados, por darme la oportunidad de mostrarte lo que siento, por compartir tu ser a mi lado. Estoy construyendo un futuro en el que sea posible vivir a tu lado, en el que la distancia no sea un inconveniente y pueda, una vez más, sostenerte en mis brazos, sentir los latidos de tu corazón, oler tu cabello y decirte: Te amo.

Carta de despedida

Carta de despedida

Hay momentos en la vida en los que toca dejar de lado nuestro corazón, apretar los dientes para hacer frente al dolor y hacer la ofrenda difícil, dejar en manos del destino las cosas que no tienen solución. Poder decirte adiós, a pesar de lo mucho que te amaba, ha sido una de las cosas más complicadas de la vida, fue como dejar caer un tornado sobre el micro-universo que yacía en mi interior y que orbitaba alrededor de un único sol: tú. Ese tornado trajo consigo la destrucción completa de mi mundo tal cual lo conocía, me dejó un abismo dentro y mis manos para comenzar desde cero.

cartas de amor
cartas de amor

Se que fue muy arriesgado y tonto poner todas mis esperanzas en tí, en nuestra relación. Pero en aquel preciso momento era lo que sentía, mi amor por tí era profundo, sincero e ilimitado. Cuando noté que algo iba mal, que no eras la persona indicada y que me hacía más daño permanecer a tu lado que perderte, que las incertidumbres habían minado mi confianza decidí dejarte. Decidí que el tornado arrasara con esa tercera persona del singular. Ahora ya no existe un ‘nosostros’, sino un ‘yo’ tratando de recuperarse.

Ya ha pasado mucho tiempo, seguí con mi vida pues aunque me dejaste el corazón destrozado las esperanzas seguían intactas y me ha tomado mucho trabajo ponerlo todo junto de nuevo, crear un mundo en el que no estés incluído. Por esa razón me ha sorprendido muchísimo encontrar tu mensaje en mi correo electrónico, y no es porque hayas removido las cenizas de un viejo fuego, sino porque cuando te dije adiós te pedí explícitamente que no volvieras a contactarme. Tuviste oportunidades, no las aprovechaste y ya es demasiado tarde.

Una parte de mi sabe que son ciertas esas palabras que te dije cuando me despedí de ti. Te dije “Pase lo que pase, te amaré eternamente”, sigo amándote pero me amo más a mi misma y estar contigo me hace daño. Se que este amor estaba condenado al fracaso, y lo que duró, duró para siempre. Una vez más, te digo adiós. Sin lágrimas, sino con la certeza de que esto es lo mejor que pudo pasar. Gracias por las lecciones, por la eternidad.

Página 28 de 43« Primera...1020...2627282930...40...Última »